domingo, 25 de diciembre de 2016

CARMEN DE LA GUARDIA; “HISTORIA DE ESTADOS UNIDOS”.



Desde que en 1512 Ponce de León arriba en la península que él denominó de la Florida, la presencia de exploradores, misioneros y soldados españoles en América del Norte es constante y más o menos estable. Florida, Luisiana, Texas, Nuevo México, Arizona, Alta y Baja California, zonas fronterizas de naturaleza indómita habitadas por indios hostiles, lugares de mitos y leyendas, tierras difíciles atractivas para aventureros y predicadores de diferentes órdenes religiosas. La presencia cada vez más próxima de otros imperios coloniales, obliga al Virreinato de Nueva España a reforzar la frontera de los territorios del norte, se multiplican las fundaciones de misiones y se levantan fortalezas para albergar a las guarniciones de militares y sus familias; soldadesca mal pagada y mal abastecida que siempre constituye más un problema que una solución.


Al norte del río Potomac el rey Carlos I de Inglaterra (1625-1648) cede a Cecilius Calavert una gran extensión de tierra bautizada con el nombre de Maryland. Buscando el Jardín del Edén, en la costa de Nueva Inglaterra a bordo del Mayflower arriba un pequeño grupo de puritanos religiosos. Los pioneros, con un alto nivel de educación y capacidad, establecen un pequeño asentamiento cuya principal actividad es la agricultura; la primera cosecha de maíz la celebran juntos colonos e indígenas dando lugar a la fiesta del Día de Acción de Gracias. Disidentes de estos grupos sociales forman nuevas comunidades origen de las Trece Colonias inglesas. Más al norte, Francia impulsa la colonización del actual Canadá y mantiene un pequeño núcleo de colonos en Luisiana.

 
En el siglo XVIII las Trece Colonias inglesas se convierten en territorios prósperos: la vitalidad demográfica (se acepta la entrada de inmigrantes libres extranjeros y no sólo de Inglaterra y Gales), cultural (se fundan las tres primeras universidades de América del Norte y proliferan los periódicos), económica (la llegada masiva de esclavos africanos utilizados como mano de obra en las plantaciones) y política (moderna organización institucional); estos factores, unidos a la participación junto a Inglaterra en las guerras imperiales de las que salieron victoriosos, forjan una conciencia colectiva imprescindible para comprender el nacimiento de una joven nación: Estados Unidos. La oposición a los nuevos gravámenes impuestos por la metrópoli, sin haber sido establecidos directamente por el monarca, ni tampoco haber sido discutidos y aprobados por las asambleas coloniales, ocasionan una cadena de revueltas que se van radicalizando conforme pasan los años. La retórica revolucionaria toma una deriva claramente independentista: actos de sabotaje, guerra de guerrillas, enfrentamientos bélicos; el Congreso Continental elige al virginiano George Washington como comandante en jefe del incipiente ejército colonial y se corta todo vínculo pacífico con Gran Bretaña. A petición de los gobiernos provinciales un comité formado por las mentes más preclaras de la intelectualidad norteamericana, encabezado por Thomas Jefferson (quien preparó el borrador en solitario), redacta la Declaración de Independencia de los Estados Unidos inspirada en los ideales de la Ilustración.


La independencia impulsa la aceptación de los principios del republicanismo. Los Trece Estados (ya no colonias) son independientes unos de otros y sólo tienen un embrión de organización política común: el Segundo Congreso Continental. Se opta por un modelo político confederal, la soberanía recae en cada uno de los estados con un sistema de equilibrios y controles entre ellos, (el acuerdo sobre sus fronteras tardó tres años, pero fue muy importante para el futuro desarrollo de los Estados Unidos). Sin embargo, reunidos en la Convención de Filadelfia, la mayoría de los Padres Fundadores coinciden en la voluntad de reorganizar y, sobre todo, reforzar el poder común de los estados; el término confederado se transforma, surge la idea de federación: soberanía compartida entre el estado nacional y cada uno de los territorios. El texto constitucional crea un sistema federal que otorga amplias competencias a las instituciones nacionales en detrimento de la independencia de cada uno de los estados. La novedad más sorprendente de la magna carta es la figura en la que recae el poder ejecutivo: el presidente, su modo de elección y sus atribuciones. La Convención Constitucional de Filadelfia aprueba, sin ningún entusiasmo, la Constitución el 17 de septiembre de 1787, luego ratificada por el pueblo en convenciones locales de cada estado. Por unanimidad es elegido George Washington primer presidente de los Estados Unidos.


Washington distancia la figura del presidente del ciudadano común, da importancia y llena de contenido el cargo; durante su mandato, aprueba el Congreso la creación de una ciudad sede de las instituciones federales, el diseño de dicha urbe refleja el sistema de separación de poderes: la Casa Blanca residencia del ejecutivo, el Congreso sede del legislativo y el judicial en diferente edificio; siempre vigilantes unos de otros. Para el buen funcionamiento del ejecutivo se crean las secretarías que se encargan de temas específicos y se organiza el poder judicial. Cuando se redactó la Constitución no existían los partidos políticos, es por ello que no fueron nombrados en ella; Washington, defensor del consenso, era un arduo luchador contra la existencia de los partidos políticos, sin embargo los debates, las diferencias, los enfrentamientos fomentaron el surgimiento de las dos primeras formaciones políticas: el Partido Demócrata Republicano y el Partido Federalista. Al decidir George Washington no presentarse por tercera vez a la reelección (inaugurando la práctica recogida en la Vigésimo Segunda Enmienda: ”No se elegirá a la misma persona para el cargo de presidente más de dos veces”), por primera vez en la historia de los EE.UU, los partidos políticos (demócratas-republicanos y federalistas) designaron sus candidatos a la presidencia. El federalista Jhon Adams se convierte en el primer inquilino de la Casa Blanca en la recién estrenada capital de Washington D.C. Con la ruptura, más adelante, del Partido Demócrata-Republicano (en 1854 nace el Partido Republicano) y el ocaso del Partido Federalista el bipartidismo se consolida, la alternancia política está servida. Desde la primitiva fundación de las colonias originales el deseo de expansión territorial había estado presente; se produce el traslado masivo y forzoso de los nativos indios hacia el oeste, y a medida que las potencias europeas se van alejando del continente norteamericano, los nuevos territorios repoblados se transforman en regiones con los mismos deberes y los mismos derechos que el resto de los estados de la unión. Firmada la Paz de Guadalupe Hidalgo, México cede a EE.UU: California y Nuevo México, de donde nacen los actuales estados de Arizona, Utah, Nevada, California y Nuevo México. Por el tratado de Oregón, Estados Unidos se anexiona los dominios de Oregón, Washington, Idaho, parte de Montana y de la Columbia Británica. Esta masiva incorporación de provincias que se van transformando en estados, hace peligrar el futuro mismo de la Federación de Estados Unidos de América. Los intereses económicos entre los estados del Norte que abogan por una política federal proteccionista para salvaguardar su incipiente industria, y los estados del Sur que defienden una política de libre cambio más favorable a sus mercados; las enormes diferencias entre el Norte industrial y el Sur esclavista desembocaron en una inevitable guerra civil.


El inicio de la industrialización, la masiva llegada de inmigrantes y el crecimiento urbano producen drásticos cambios sociales, políticos y económicos. Se inicia una profunda discusión sobre los derechos civiles. La eclosión del movimiento reformista reactiva la lucha por la ampliación de los derechos civiles a mujeres, esclavos, indígenas y extranjeros. De todos los movimientos reformadores, el más importante para la historia de Estados Unidos es el antiesclavista. Los estados del Norte habían prohibido la esclavitud e introducido en las instituciones federales el debate sobre el tráfico de esclavos. Las diferencias sociales, culturales, políticas y económicas entre los estados del Norte y del Sur se agrandan, los intereses de unos y de otros muchas veces eran antagónicos. El triunfo electoral de Lincoln (candidato del Partido Republicano, opuesto a la esclavitud) es rechazada por los estados del Sur que se organizan en una nueva unidad política: los Estados Confederados de Norteamérica presididos por Jefferson Davis. Aunque el Norte goza de ventajas demográficas, económicas y políticas, la guerra se alarga y el esfuerzo bélico por ambos bandos resulta muy costoso. La Guerra de Secesión de los Estados Unidos anuncia lo que serán las grandes contiendas del siglo XX. El final de la guerra supone el hundimiento de los valores, la forma de vida y la economía de un Sur que queda absolutamente arruinado y resentido frente a la hegemonía de los industriales, financieros y políticos del Norte. El Congreso promulga las Decimocuarta y Decimoquinta Enmiendas de la Constitución de los Estados Unidos, garantizando la protección de todos los estadounidenses y reconociendo a los afroamericanos la ciudadanía civil, debiendo gozar del mismo trato que los blancos. Estas medidas son duramente contestadas; los estados del Sur legislan recortando, primero la ciudadanía política de los libertos y luego suprimiendo la ciudadanía civil; iniciando así la segregación que duraría hasta la década de 1970.


Factores como la continua expansión demográfica (inmigración procedente de Europa, Asia y América del Sur), la abundancia de recursos naturales, la innovación tecnológica, la racionalización y mejora de los procesos de producción, la organización de la industria, la gran revolución del transporte y la apertura de nuevos mercados, contribuyen al enorme crecimiento económico de EE.UU. Su condición de potencia emergente y su interés por abrirse al comercio exterior salen reforzados después de la Gran Guerra. La paz supone una vuelta a lo considerado genuinamente norteamericano; valores de los blancos conservadores, anglosajones y protestantes. Esta normalidad se altera de forma abrupta con la crisis económica de 1929, muchos estadounidenses quedan sin empleo, sin propiedad y en algunos casos en la más absoluta miseria. Para paliar los efectos perniciosos de la crisis la administración Roosevelt adopta una política intervencionista conocida como “New Deal”; sin embargo, es el esfuerzo productivo que supone la participación de los norteamericanos en la Segunda Guerra Mundial quien convierte a los Estados Unidos de Norteamérica en la gran potencia militar y económica mundial. El fin del conflicto bélico no sólo supone el despegue de los EE.UU, sino también, la Unión Soviética (a pesar de haber sufrido en su territorio la dureza de los combates) sale fortalecida. El apoyo económico (Plan Marshall), cultural y político de los Estados Unidos, comprometidos con la reconstrucción del Viejo Continente, forja grandes alianzas con los países de la Europa Occidental, en defensa de los principios de la economía de mercado frente a la economía estatal planificada que defiende el bloque soviético. La tensión entre EE.UU y la URSS origina numerosos conflictos bélicos indirectos conocidos como “Guerra Fría”.


Por primera vez en las elecciones de 1961 los debates televisivos movilizan a toda la opinión pública. La presidencia de Kennedy cambia la imagen de los Estados Unidos, presenta al exterior un país joven, dinámico, urbano y culto. La Gran Marcha sobre Washington D.C. de miles de ciudadanos pertenecientes a diferentes grupos étnicos, liderados por Martin Luther King que pronuncia uno de los discursos más emotivos de la historia de los Estados Unidos, “I Have a Dream”, manifestando sus esperanzas de libertad e igualdad. El dolor causado en el ejército y la sociedad civil por la impopular guerra del Vietnam. La dimisión de Nixon a causa del escándalo político del caso Watergate (la primera vez en la historia de Norteamérica que dimite un presidente). La fuerza del movimiento conservador impulsado por la emblemática figura de Reagan y su caída cuando estalla el caso Irangate… Hechos que van cerrando los capítulos del libro que termina con un resumido epílogo donde se condensan los acontecimientos más recientes: las presidencias de Bush padre, de Bill Clinton y de Bush hijo, las guerras de Iraq y Afganistán, las intervenciones militares, los atentados terroristas contra las torres del World Trade Center neoyorquino y el Pentágono, hasta quedarse a las puertas de la toma de posesión de Barack Obama.

 
“No existe una América negra y una América blanca, una América de latinos y una América de asiáticos, existen los Estados Unidos de América”

                                                    (Barack Obama)


martes, 20 de diciembre de 2016

POEMA: “MUJER EN EL JARDÍN”.

            Mujer en el jardín 
            que canta, que ríe, 
            que ya no llora ni clama indulgencia, 
            que se abraza a la luz. 

            Suena la voz, el color, 
            suenan los vuelos de su falda. 
            Deseos juveniles de la carne, 
            excluyendo el pasado, 
            alegre fuga en el presente. 

            Volar en una alfombra mágica 
            por encima de las fuentes y los jardines. 
            Versos de bullicio y ajetreo, 
            aroma de violines y júbilo. 

            Vivir en la dicha 
            como un fantasma loco.

lunes, 12 de diciembre de 2016

CUENTO ÍNFIMO.25

Vamos juntos. Somos un millón de vagabundos con las esperanzas vacías. La niebla difumina la miseria. “¡En fila de a uno! ¡De rodillas pasaréis a recibir la sagrada limosna!”, ordena una voz triste y cansada.

lunes, 5 de diciembre de 2016

TRIBULACIONES (XXIII)



p,a,z:

Manifestación simbólica de tres grafemas cuyos significados expresan:

P.
  • Discreción; actitud que trasciende al modo de actuar y de expresarse.
  • Orden; disposición a colocar las cosas en su sitio de acuerdo con un plan.
  • Inteligencia; capacidad de analizar el entorno y resolver problemas adaptados a las distintas situaciones.
  • Raciocinio; habilidad para comprender la realidad y sus circunstancias.

A.
  • Voluntad; libre impulso a tomar decisiones fijas y precisas para lograr un objetivo de acuerdo a un resultado esperado o deseado.
  • Empuje; acción proyectada en una dirección que se opone a una reacción igual y contraria.
  • Iniciativa; predisposición a emprender un proyecto, buscar soluciones y tomar decisiones con un riesgo asumido.
  • Fuerza; capacidad de imponerse a deseos de nocivas consecuencias.

Z.
  • Decisión; respuesta que determina el destino de una situación.
  • Tenacidad; seguir adelante o comenzar de nuevo por encima de adversidades y frustraciones.
  • Perseverancia; firmeza, dedicación en la ejecución de unos ideales.
  • Audacia; atreverse a correr riesgos guiados por un beneficio y un fin responsables.

Ideas, conceptos, aptitudes, intenciones, esperanzas…¡Hágase la paz!, y  la paz por sí sola no se hizo. Se prepara, se organiza, se lidera, se conquista, se culmina, se mantiene. (Salva contradicciones). Labor creadora fundamentada en principios éticos y morales. Sin la paz no hay progreso.