viernes, 28 de marzo de 2014

APOTEGMA (66)

La caridad ha vivido hasta el día de hoy empleada por el lujo y la riqueza, ella limpia los suelos de sus conciencias.

viernes, 21 de marzo de 2014

POEMA: “ROSA DE CORAL”.



Despójame de la ausencia
cuando caiga del abismo
el azul mágico de la mañana
deposita sobre el polvo de un largo silencio
la rosa de coral
robada al destierro de mi nombre.

domingo, 16 de marzo de 2014

TRIBULACIONES (X)



Teoría de la falacia:

Se articula dentro de un sistema de prácticas que define la expresión moral de una ideología. Divulgada con estilo y énfasis perfectamente consciente, la socialización de la sospecha espuria y la insidia alevosa produce un efecto tóxico orientado a envenenar el estado de ánimo de la opinión pública.

Mienten, ¡no importa!, tienen sus medios de propaganda. Mienten, ¡no importa!, tienen su curia domesticada. Mienten, ¡no importa!, tienen sus adeptos incondicionales. El servilismo y el fanatismo se dan la mano, se apoyan, se retroalimentan. Propagan, por interés malevolente o por ignorancia reaccionaria, la enfermedad de las mentiras. El virus se contagia rápidamente entre aquellos predispuestos al contagio. Penetra en la mente provocando dolencias con síntomas característicos: repudio de la lógica, crítica maniquea, tópicos ambiguos, pobreza de razonamientos, proclamas demagógicas, actitudes repulsivas, simplificaciones delirantes y descrédito de lo auténtico.

Políticos arribistas, corruptos y embusteros,  y periodistas serviles, manipuladores y cobardes se abrazan sin escrúpulos, hasta la próxima traición a la verdad.

viernes, 7 de marzo de 2014

JIM MORRISON; “POEMAS OCULTOS”.



En vela toda la noche, hablando, fumando, tarareando antiguas canciones bajo la luna enjoyada, ojo que todo lo ve, somos nosotros acariciando con temor a los pájaros díscolos de la mente, luchando por salir de la oscuridad, por no rendirse a la pesadilla, ignorando la advertencia que transmite el mensaje didáctico de los hechos más horribles de los cuentos, momentos de libertad interna, la primera huida de un vagabundo.

Florecen extraños faros, gurús semejantes a dioses enganchados a un frío y blanco cosmos de neón. La imagen de la utopía: confianza en el universo humano, perspectiva de un tiempo sin dolor, dulce, suave y aterciopelado matadero de fantasmas. El yo se quema recreando el mundo en el que se quieren ver las cosas como son y no como parecen. La duda fresca, sin marchitar, se cuela por los rincones en blanco y negro, pregunta sobre el amor, el odio o el juego de la vida, ¿cómo podemos?...¿cómo podemos?...¿se es demasiado joven para ser viejo o se es demasiado viejo para ser joven?

Es un problema estar vivo, nada se mantiene constante, todo cambia a medida que avanza la existencia. Dios retuerce cruel e inútilmente la vida, modifica el curso de los ámbitos, estrangula el despertar de las almas más remotas, revela una verdad exageradamente horrible de la que nadie consigue escapar: el arte no puede salvarnos de nuestro propio destino, las palabras no consiguen domesticar la tristeza, el lamento no cura la soledad y la memoria conserva la mirada maligna.

Escritos, grabaciones, papeles, encontrados aquí y allá, revueltos, descuidados en cualquier parte; perturbados por aquello que los ojos ocultan y no explican, un espacio de supervivencia donde se esconden los hijos de la soledad. Obsesiones de un rebelde ególatra, vitalista iluminado, voz de adolescente reprimido, soldado veterano de las guerras del rock and roll. Llamada poética que da vueltas alrededor de las visiones interminables: tristeza, soledad, amor, herida y muerte. Todo sucede y vuelve a suceder mientras se espera que la limpia muerte llegue, el futuro se construye con el mensaje de los disconformes que convoca a encontrar credenciales salvadoras, cuasi milagros de sonrisa sincera, que nos ayuden a buscar una respuesta verdadera y no otro nuevo-viejo camino más.