lunes, 16 de septiembre de 2019

APOTEGMA (116)

El mundo está lleno de necesidades inventadas que nos cuestan tantos sudores conseguir como alegrías disfrutar. 

No minimicemos lo superfluo.

lunes, 9 de septiembre de 2019

MAURICIO WIESENTHAL; “LUZ DE VISPERAS”.


La primera referencia que tengo de Mauricio Wiesenthal es la voz, y durante muchos años fue la única; ni siquiera la imagen que quedaba al libre albedrío de la imaginación (eran tiempos sin internet), sólo la voz jovial, alegre, vital, irónica y elegante, contando historias de la historia, impartiendo conocimientos e ilustrando con amenidad. Sin ningún dato sobre su biografía, siempre, después de sus intervenciones en la radio, me quedaba pensando que dentro de esa voz había una extraordinaria narración literaria. Esperé hasta que lo quiso el destino.

Un icono griego, una virgen que llora; recuerdos. Dicen que en los momentos importantes de la vida se nos iluminan los recuerdos, vuelven para decirnos quiénes somos y de dónde venimos. Venimos de las grandes escalinatas, de los salones con lámparas de cristal, de los pasillos con espejos barrocos, de los bailes de gala, de los palcos de la ópera, de los tableros de ajedrez y las pistas de tenis, de los cafés literarios, de los viajes por Europa (Praga, Viena, Niza, Venecia,…) y de las aventuras de lujo por lugares lejanos (India, África), de los apellidos ilustres (Tolstoi, Rilke, Zweig, Mann, Rolland, Hesse), del hálito romántico, del gusto por la literatura, la música y la poesía («la vida en los libros es bella, muy bella, porque está llena de espíritus»), del valor moral del trabajo y del sacrificio que disimula la mala conciencia de los privilegios, de la fe en los ideales y el prestigio social y no en los valores materiales del dinero y el éxito («los ricos no tienen nada que puedan enseñar y por el contrario tienen mucho que pagar»… «la riqueza material se paga con sordidez moral»). Venimos de la vieja Europa mitificada, que ha ido perdiendo su vocación humanista y su espíritu civilizador: valores que habían distinguido el magisterio intelectual europeo «aquel que la llevó a ser una referencia universal».

Somos las ruinas del vetusto imperio de los Habsburgo, de las miserias nacionalistas, del fracaso de las utopías revolucionarias, de la barbarie de las guerras y la maldad humana. I Guerra Mundial, Revolución Rusa, Guerra Civil Española, II Guerra Mundial; sobre la caída de los antiguos imperios se construyen otros nuevos: el imperio soviético y el imperio estadounidense, repartiéndose el nuevo orden mundial. Se difuminan los ideales, cambian los valores; una nueva clase social sustituye a la vieja aristocracia y a los anticuados empresarios arruinados: especuladores y nuevos ricos a quienes sólo importa el beneficio del dinero por el dinero. Todo se convierte en negocio. La moderna cultura europea somete su orientación humanista al capricho de los mercados y a la eficacia de las técnicas de producción, impone un sistema materialista al valor de fomentar el sentido crítico e indagar en la verdad. «…el mundo se había vuelto mezquino y pequeño desde que cierta gente exprimía el valor de los segundos para convertir el tiempo en un ritmo económico, angustioso y rentable».

Novela nutricia, sembrada de saberes y géneros, excelente, notable y hermosa, como salida de otros ámbitos, de otro tiempo: «creímos que el saber conduce a la libertad, que indagar científicamente es mejor que pensar con intolerancia y fanatismo, y que sin fe en la verdad y en la belleza no se construye una cultura. Y sobre todo, nunca nos preguntamos si nuestros ideales humanistas eran utilitarios, rentables, comerciales, ni prácticos». Lectura reposada, placentera, con los sentidos del buen lector abiertos, libre de prejuicios, degustando las palabras, las frases, los pensamientos. Una narración labrada con el cuidado del orfebre, la sabiduría del artesano y el tacto de los libros antiguos. No soy objetivo porque yo ya era wiesenthaliano antes de leerle. No me ha decepcionado: sí, en esa voz había una brillante narración literaria y muchas más.

lunes, 2 de septiembre de 2019

POEMA: “QUÉ TIENE EL SILENCIO”.


       Qué tiene el silencio que me es tan hermoso
       interrumpido ahora por los cohetes
       que anuncian el inicio de la fiesta.

       El ruido nunca viene solo
       trae voces, risas, chillidos y música.

       Me recluyo en lo más profundo de la cueva
       entre enormes piedras
       y cierro la puerta.

lunes, 26 de agosto de 2019

CUENTO ÍNFIMO.44

Se apartó el pelo del rostro con mano temblorosa. No quería hablar con sus hijos; insistirían de nuevo para que se mudase a una apacible residencia de ancianos. ¡Todavía no, aún era pronto! Cerró los ojos, le costaba dormir por las noches. A veces se sentaba en el sillón con las luces apagadas, descorría los visillos y desde la ventana miraba la calle. Era lo único que deseaba hacer en el mundo, pensó, ver pasar a las víctimas una y otra vez: ¡ya estaban muertos!

lunes, 19 de agosto de 2019

TRIGÉSIMA MAÑANA



10:10
¿Quién no ha soñado alguna vez con crearse un paraíso a su imagen y semejanza? Una república de felicidad, justicia y libertad caída del cielo, sin luchar por conquistarla.

10:14
Pasearse con una gorra de colores, cubierto de tiras estrechas de hasta varios metros escritas con plegarias y símbolos de diferentes religiones contra el mal de ojo y escuchando música de contenido espiritual.

10:18
A la orilla del camino, sentado bajo la sombra de una morera, el caminante descansa con la vista perdida en las cumbres escasas de nieve.