lunes, 18 de febrero de 2019

CUENTO ÍNFIMO.41

Aprovechando la soledad desértica de la sala de baile sus ojos castaños reposaron un instante. La hipótesis de su culpabilidad aparecía ahora tan probable que experimentó lo que pudo ser un remordimiento.

lunes, 11 de febrero de 2019

TRIBULACIONES (XXX)

La cara oculta del alma: 

Dueños de nuestra propia cara oculta del alma nadie está obligado a desvelarla. Asociado a los valores morales de cada ser, el derecho a guardar silencio es un acto consciente, voluntario, llevado a cabo con pleno conocimiento de causa, que colisiona con el derecho a conocer la verdad. 

Quien oculta no miente, no falsea la realidad, simplemente esconde, encubre, salvaguarda el desorden del corazón, protege la honorabilidad del que calla ante la falta de entereza ética frente a la responsabilidad del comportamiento. Quien oculta se defiende hiriendo la confianza y cuestionando la honestidad. Ocultar duele, molesta, induce al error, arresta la libre voluntad. 

En la cara oculta del alma escondemos lo que somos, el secreto de la conciencia, la voz interior, el yo despojado de máscaras.

lunes, 28 de enero de 2019

MARK MILLAR, DAVE JOHNSON & KILIAN PLUNKETT; “SUPERMAN, HIJO ROJO”.


Como un meteorito despistado, una nave procedente del espacio exterior se estrella en una granja colectiva de la Unión Soviética, en algún lugar de Ucrania y no en medio del corazón rural de los Estados Unidos, según cuentan otras historias. En ella viaja un solo pasajero, un enviado de la galaxia con poderes que ya quisiera para sí cualquier atleta humano: ¡no es un pájaro!, ¡no es un avión!, ¡es Superman!, con la hoz y el martillo en el pecho, enarbolando la bandera comunista. El super astronauta de Stalin, el estajanovista modélico, el camarada que convertirá a la URSS en la superpotencia que ejercerá su supremacía en el mundo. Tiembla el bloque capitalista y sus guardianes, la balanza de la Guerra Fría se inclina descaradamente hacia uno de los lados.

Aunque bajo la mirada vigilante de la estatua de Lenin declara que la política le aburre, al morir Stalin, Superman le sucede en el poder, es proclamado líder único de la Unión Soviética. Preside el desfile en la Plaza Roja de Moscú donde se muestra la imagen de un imperio indestructible, sin embargo Superman no se considera un soldado, ni un arma militar, solo quiere impartir justicia y ayudar a la gente, incluso a los que se consideran sus enemigos, como corresponde al noble corazón de un superhéroe recto, amable y generoso. Se extiende la revolución global, se calcula que hay seis mil millones de comunistas en un mundo sin tragedias, sin disidencia, ordenado y seguro. ¿Qué esconde la propaganda roja? En Estados Unidos están desconcertados, sumidos en un caos de diván de psicoanalista; para contrarrestar un poder con otro recurren a los servicios del científico más brillante del mundo (según ellos) Lex Luthor, personaje estrella, orgulloso, cruel, seductor y divertido, que salva a la nación de la bancarrota y el declive; no lo hace por la gente, desprecia a la gente, lo hace por su odio a Superman, se convierte en presidente de USA y emplea toda su inteligencia, todo su ingenio, todos sus incansables esfuerzos en destruir a Superman, de supervillano evoluciona a superhéroe por derecho propio. Verso anarquista de toda esta distopía se presenta Batman, subversivo, dirigente de una organización terrorista, obsesionado con derrocar el régimen soviético en venganza a la muerte de sus padres asesinados por el KGB.

El mundo ya no es como nos lo habían contado, el bien y el mal cambian de eje. USA es una célula cancerígena, violenta, gobernada por una mente sin consideración por la vida humana que amenaza el orden global, y la URSS es una utopía que vigila y controla gobernada por una leyenda cada vez más oscura y menos idealista. ¿Cuál es la alternativa, si hay alternativa? 

lunes, 14 de enero de 2019

VIGÉSIMA CUARTA TARDE



17:00
Empleo el ordenador para ordenar (como su nombre indica), clasificar y pasar a limpio los escritos. Desde que se popularizaron estos aparatos siempre he tenido uno, primero sustituyeron a mi vieja máquina de escribir y luego se fueron sustituyendo unos a otros según comenzaban a ponerse latosos, se quedaban obsoletos y avanzaba la tecnología. Sus carpetas, cuadernos y hojas digitales, virtuales o inmateriales resultan más cómodas que las carpetas, cuadernos y hojas analógicas, tangibles y reales revueltas en cajones sin orden ni concierto.

17:07
Escribo a mano, a veces cambio el bolígrafo por la pluma estilográfica para darme el gustazo de mancharme los dedos de tinta y dejar la huella impresa en el folio, como si me desangrara.

17:17
Escribo en libretas y cuadernos preferiblemente de tapa dura, bien encuadernados y, a ser posible, en dietarios caducados de fecha; pregunto en las tiendas de papelería si les queda alguno de años atrasados y los compro rebajados de precio. El gozo de escribir en el pasado. A veces me confundo, vivo alegre en ese día inconsciente de las desgracias que están por venir. 

17:27
Escribo en un cuarto bien iluminado, soleado, ventilado, rodeado de libros y, cuando se puede, acompañado de música. No puedo escribir en otro sitio, soy como el monje que el ruido del mundo le confunde y sólo puede encontrar a su Dios personal en la soledad de su celda.

17:37
El escenario y la máscara no hacen al perito en lunas.


lunes, 7 de enero de 2019