lunes, 29 de enero de 2018

POEMA: “ME GUSTAN LAS COSAS SENCILLAS”.



     Me gustan las cosas sencillas
     la vida sobria
     y los placeres modestos.

     No me gustan
                                la hipocresía
                                la adulación
                                y la vanidad.

     No he hecho de la riqueza una meta
                                                                       ni del dinero un dios.
     (Desconfío de los ricos por decoro
     y de los poderosos por higiene moral).

     Creo que ningún hombre es más que otro hombre
     y que todos tienen derecho a la felicidad.

     Me gusta estar solo
                                         o, por amor, en soledad compartida.
     (Para mi desgracia no escribo ni hablo
     el griego clásico ni el latín).

     Asumo los reveses de la fortuna,
                                                               el implacable devenir del tiempo,
                                                               la llegada de la muerte.
     Y si alguna vez me pierdo en la melancolía
     no me busquen en la barra de un bar.

lunes, 22 de enero de 2018

TRIBULACIONES (XXVI)

El mal:

Máscara real, amenazante, siempre latente, emerge traicionero aquí y allá, se presenta de improviso desgarrando el tejido de la vida. Nos arrebata, nos toma, nos hace sus víctimas, vive entre nosotros, está en nosotros sujetos comunes y corrientes. Tumor maligno en el alma de los hombres. Instigador de una creación perversa, se expresa con plena consciencia, se ejerce de forma deliberada, operante en la ignorancia y el error.

Lo llaman pecado, es peor que el pecado; lo llaman diablo, es peor que el diablo; lo llaman infierno, es peor que el infierno; es el hombre que se va descomponiendo corroído por sus propias tinieblas, condenado a la frustración, al resentimiento, al dolor inútil que en su inutilidad le hace más retorcido y siniestro. Atormentándonos los unos a los otros somos nuestros propios verdugos.

Vivimos con la esperanza de que el castigo sea en esta vida y sostenemos el consuelo en la aplicación de la justicia divina. El mal persigue a los perseguidos, se mantiene alerta en la oscuridad. El mal es terriblemente humano.

lunes, 15 de enero de 2018

CUENTO ÍNFIMO.34

¡Entren! ¡Entren! ¡Registren a fondo su corazón! Sólo encontrarán un lugar donde todo se congela.

martes, 2 de enero de 2018

DECIMOSÉPTIMA NOCHE




20:30
Cuando se es joven se mira casi nada el pasado porque no hay pasado suficiente que mirar.
Hojeo el ayer contenido en notas escritas en dietarios.

20:35
Edad entre 10 o 12 años (1967 a 1969). Cuarto de estar del piso de un amigo. Marco amarillo, fotografía espectacular, titulares en inglés. En la estantería se apilan publicaciones del National Geographic , versión original norteamericana. Las trae mi padre cuando viaja a Estados Unidos por motivos de trabajo, me informa.

20:40
Frecuento la casa de mi amigo atraído por las revistas. El juego es la excusa, el motivo son las revistas. Él lo sabe y se siente orgulloso, me deja que las coja, que las abra, que las mire, casi no me atrevo a tocarlas.

20:45
15 de octubre de 1997. Vengo del kiosco con el primer número del National Geographic en español. Temas de portada:
Imperio romano. Parásitos. Los primeros americanos. Vicent van Gogh. Zambeze.
Apelo al tópico: sueño hecho realidad, día histórico, como un niño con zapatos nuevos, etc. Por 250 ptas., presiento que esto puede ser la culminación de un viejo flechazo.

20:55
Veinte años y dos meses después, obligado por la optimización de recursos, aún la sigo leyendo, en la Biblioteca Pública, cuando puedo, de forma intermitente y según me interese el contenido.